Ciclos

Agoniza. Muere. Se va

Me deja, lo dejo.
Se ríe de mí, me río con él,
de mí.

Muere, como muere poco a poco el frenesí en las calles, como mueren poco a poco las ilusiones, como mueren una a una las luces titilantes que iluminan objetos inanimados.
¡Que extraño que no tenga unas cuantas enrolladas sobre mí!

Despierta, sueño. Inmóvil, avanzo. Seria, sonrío. Callada, hablo.
Miro el espejo y activo una sonrisa para festejar un algo tan rutinario y tan poco frecuente que cuando llega siempre me repito lo mismo:
¡Qué rápido se va el tiempo!
Fue más rápido que un recorrido en la montaña rusa y más intenso que un salto del bungee. Fue rojo, blanco, verde, azul y muy morado; tuvo toda una paleta de colores, pero jamás -al igual que sus ancestros- jamás gris.
Y ya llegó a su fin pero aunque a estas alturas todo me da igual, de cualquier resquicio interno sacaré ánimos... después algún coraje... después de algún gesto de fastidio... después de todo el ánimo todavía no me abandona.

O no lo abandono yo.

Con tu partida

Otro video del concierto, ahora el turno de Oceransky




Continuará.....


-----------------------------------------

Raúl Ornelas y Edgar Oceransky
Concierto "Dos Necios de Verdad"
Vhsa, Tabasco. 27 de noviembre de 2009

-----------------------------------------
PD: Los mismos PD's del anterior ^__^

Más allá

Llevo un buen rato pensando, recapitulando, tratando de imaginar y visualizarme en ese tiempo que anhelo alcanzar, pero no logro verme.

Después de esa conversación y después de haber escuchado su visión, pienso sobre el tema y me doy cuenta que no me veo tan lejos; me sorprende que mi visión no llegue a la tercera edad.

Hay quienes dicen que pensar en el futuro es perder el tiempo, otros creerán que es necesario para tener una idea de algo. No sé cual es la mejor opción pero sí sé que es inevitable; y así me resulta, inevitable, preguntarme por qué no veo a una mujer de cabello gris, porque no veo las arrugas, el andar lento, la risa contagiosa.

Por qué esa visión no sobrepasa la quinta década de la vida aproximadamente, por qué veo a una mujer mayor, adulta, pero no vieja -en el mejor de los conceptos-, por qué puedo imaginar a los hijos -dentro del vientre hasta jóvenes adultos- pero no a los nietos.

¿Por qué simplemente no visualizo a una yo anciana?

Hasta la camisa




- Pues yo aún creo que puede llegar

- Entonces valóralo...

----------------------------------


Raúl Ornelas y Edgar Oceransky
Concierto "Dos Necios de Verdad"
Vhsa, Tabasco. 27 de noviembre de 2009

-----------------------------------------
PD1: Los gritos no son míos, repito NO-SON-MIOS... son de la vieja loca que se sentó en mi lugar   ^_^
PD2: No tengo mal de Parkinson, estoy practicando para tocar las maracas   U_U

PD3: La luz roja fue la verdadera protagonista de la noche... se robó el concierto!!  ¬____¬

Pasos que veo

Hoy es un buen día para caminar, el cielo está nublado y parece que al fin los 40 grados de todo el año se van, para dar paso al pequeño invierno.

También es un buen día para caminar, porque es momento de una nueva dosis de medicinas pero ya que la crisis me ha escondido mis quincenas, tengo que usar el plástico; además sólo traigo un billete en la cartera y no hay moneditas para el transabus.
Entonces despierto a filipo para que me cante durante el recorrido, me acomodo los audífonos, la bolsa, el cabello y miro hacia mis pies como diciéndoles: ¡Estoy lista, llévenme!

Y así lo hacen.

Empiezo a recorrer la larga línea recta mientras esquivo miradas, evito contacto y me encierro en mi mundo, espiando de vez en cuando hacia afuera.
La brisa fresca y el cielo gris me ayudan a concentrarme en pequeños detalles que por lo general paso desapercibidos, por ejemplo que camino muy rápido y sin levantar la mirada.
También noto que el trayecto cada vez es más corto, ¿o será que cada vez camino más de prisa? Quizá deba disminuir la velocidad, pienso, sólo que la costumbre viene de hace mucho, cuando tenía que avanzar al ritmo de mi padre o de mi madre y mis piernas no lograban emparejar el paso, aunque quizás sea por algo más.
Desacelero un poco mis pasos, y en eso recuerdo revisar mi bolsa para verificar que guardé la receta del medicamento.
chingaderas, si no la traigo nomás caminé en vano...
Pero no, no fue en vano, al menos ya me sirvió para darme cuenta de algo.

Después de unos 15 minutos de caminata llego a la farmacia, el saludo es tan cordial para todos que parece que nos conociéramos desde hace años... bueno es lo menos que se podría esperar después de acudir, con cierta frecuencia, durante nueve meses al mismo sitio... Casi cinco minutos más entre pedir y pagar y ya estoy de nuevo en la calle decidiendo si sigo caminando o tomo por fin el transbus, aunque para eso debo cambiar el billete y el pretexto perfecto es un café, frappé... sí, de todas formas el clima no está tan frío.
Entro muy decidida al local con un billete en la cartera y salgo con un delicioso frappuccino en la mano; y ahora que ya tengo la cantidad exacta para el transporte, decido, -al fin- seguir caminando.
Mientras avanzo, de nuevo empiezo a acelerar mi caminar, pero esta vez reaccionó a tiempo. Me detengo de golpe. Me sonrío. Y prosigo el camino más lentamente, para tener una apreciación más detallada del paisaje y porque, además, me acerco a una pendiente que siempre me deja sin aire.
Logro vencer la calle cuesta arriba, y lo hago tan despacio que parece que estuviera a punto de quedarme dormida; probablemente esa es otra razón por las que no camino despacio, pienso que la gente que camina así siempre tiene flojera.
Y con esa fingida flojera continúo, sorbiendo poco a poco los trozos de hielo, la crema batida y los palitos de chocolate que se pegan en las muelas, hasta pasar por un parque de pocas visitas pero muchos recuerdos.
Y de nuevo me veo sentada en esa banca, con los ojos húmedos y las manos temblorosas, veo las lágrimas que ahí quedaron, veo el dolor que guardó ese lugar y veo que ahora esa misma banca está guardándose los recuerdos de una pasión juvenil; así que aun con las ganas que tengo de sentarme ahí, es mejor no interrumpir.

Avanzo...

Paso de largo la boutique de los vestidos que siempre me encantan pero jamás he comprado ahí, paso por sitios y lugares, colores, olores, expresiones, sonidos; todo lo que siempre pasaba desapercibido hoy lo noto y lo guardo, hoy simplemente todo tiene un matiz diferente.
Poco a poco el trayecto se va terminando y de nuevo veo hacia mis pies, y veo que mis tenis aunque ya tienen sus buenos años de uso, todavía son cómodos. Veo que me gusta caminar y sentir el aire fresco en mi rostro. Veo que mi frappuccino ya se terminó y que me fascina el sabor del café. Veo también que en casi 2 kilómetros -distancia aproximada porque soy terrible para esos cálculos- de recorrido, no hay ni un solo bote de basura sobre la acera así que el vaso termina en el de mi casa.

Y yo... termino de cabeza sobre mi cama, con mis pies en los aires y mi mente llena de pasos.

WP vs. HTML

Después de una lucha a dos de tres desveladas
sin límite de paciencia,
ganchos al hígado, golpes bajos, caídas
tirones de cabello,
hoooras de lectura -for dummies-
bolsas ojerosas que casi se convierten en costales,
hacer, deshacer y rehacer...
creo que gané la pelea
y pasé de nabo a papa,
pero aún me falta muuuucho 
para ser un chile con el código html.




 

Sucesos

Cuántas cosas tan sencillas pueden hacerme el día:

Que me despierten temprano en día de descanso, después de haberme desvelado la noche anterior y, además, que sea para hacer mandados... eso hace el día: fastidioso.

Que me pongan el Concierto para Piano y Orquesta No. 4 de Beethoven mientras voy por el dichoso mandado... eso hace el día: relajante.

Que me inviten una paleta percherona de chocolate por haber hecho el mandado sin rezongar (en voz alta)... eso hace el día: sabroso, y también se me quita el coraje.

Que me marquen al celular y me digan '¿a qué hora puedo verte?, ¡necesito contarte algo súper cañón!'... eso hace el día: chismosamente interesante.

Que encuentre dinero que guardé hace no sé cuánto tiempo, en un recipiente que ni me acordaba que tenía y que sea justamente después de pasar otra quincena sin cobrar... eso hace el día: millonario.

Que me meta a Internet y por fin encuentre la(s) canción(es) de ese grupo que me encantaba... eso hace el día: satisfactorio.

Que me dé cuenta que ya se me pegó la manía de mi papá por cambiar la pronunciación y decir: 'cierra la tuerpa', 'agapa la luz', 'trespame la macara', 'lo grabo en la meromia', etc... eso hace el día: gracioso y divertido.

Que mire el reloj y vea que faltan pocas horas para disfrutar del concierto de Franco De Vita... eso hace el día: emocionante.

Que después de ver la hora, me dé cuenta que tengo que ir a em-pe-zar a arreglarme porque sé lo lenta que soy y si no me andarán correteando... eso hace el día: apresurado, y me pone eufórica...
.......................................................................Me voy


----------------
Listening to: Franco De Vita - Cantame
via FoxyTunes

Terapia

¡Qué buena terapia es una tarde de compras!

Sí, puede resultar algo costosa, pero hay que considerar que no se trata de hacerlo cada fin de semana, sino cuando realmente se necesita distraer el pensamiento de delirios y alucinaciones, encerrar por un rato al inconsciente subconsciente que se ha desatado y así poner toda la atención en encontrar la talla adecuada, que el pantalón embone las formas, la blusa del color que falta y los zapatos y accesorios que complementen el outfit.
Si se piensa por un momento, es una actividad que requiere mucha concentración, condición física, coordinación, fuerza de voluntad, decisión, capacidad administrativa y trabajo en equipo, claro que puede hacerse de forma individual pero a veces es necesario tener una opinión objetiva o, simplemente un par de manos extra.
Aunque en estos tiempos de crisis sólo se puede ir a 'echar un ojo' o bien, aprovechar en lo posible los descuentos o mensualidades sin intereses.
Pero lo mejor, lo mejor, lo mejor es cuando no se tiene planeada la visita a la plaza comercial y llegar como acompañante sin la menor intención -lo juro- de comprar algo, pero a fin de cuentas, aquí es donde cabe lo de aprovechar los pagos fijos, salir con una (o dos) adquisiciones.
Y si aparte de todo, los pagos fijos no saldrán de la propia cartera, la tarde de compras no planeadas termina con una sonrisa de oreja a oreja.
Tal como lo dice la campaña de la agencia Terán para el palacio de hierro:

"Lo maravilloso de las tiendas es que siempre encuentras
lo que no andas buscando"

Pon la oreja nena...

Te damos con la voz tus alas
Le damos a tus pies camino


La música te canta, te cuenta, te expresa, te dice, te enseña, te oculta,
te duele, te alegra, te anima, te deprime,
te explica, te guía, te salva, te hunde,
te reprocha, te incita, te relaja, te altera,
te duerme, te despierta, te mueve,
te hace pensar, te hace reflexionar,
te dice la verdad, te miente, te ilusiona;
te enamora, te desenamora,
te odia, te grita,
te susurra, te abraza;
te aleja, te mata, te hace renacer,
te ilumina, te regaña, te golpea;
te pide, te da, te quita;
te hace volar, te hace creer, te alienta, te derrumba;
te provoca, te reprime, te hace reír, te hace llorar,
te enoja, te humilla, te insulta,
te hace recordar, te hace olvidar;
te pide perdón,
te hace perdonar.

Todo lo que pueda sentir, con la música se puede vivir.



----------------
Listening to: Eros Ramazzoti - Musica es
via FoxyTunes

Hoy en tu cumpleaños

¿Hace cuánto que te doy un regalo sólo "por cumplir"?
¿Hace cuánto que no partimos un pastel ni te cantamos las mañanitas?
¿Hace cuánto que no pasas este día aquí?
¿Hace cuánto que no lo celebras? o más bien, ¿aún lo celebras?

Todavía recuerdo la última vez que estuviste sentado frente a la mesa y gritábamos '¡mor-di-da, mor-di-da!' al tiempo que nos colocábamos detrás de ti para embarrarte la cara en el pastel. Ricardito se agandalló. Rogelito apenas te alcanzaba. Y yo, yo hice como que te empujaba porque realmente no quería que te ensuciaras -además, el pastel de chocolate lo prefiero sin mocos-.

No fue necesario tanto adorno, ni globos, ni invitados poco especiales; sin embargo, la comida, las fotos, las risas se mezclaban y le daban un tono cálido al momento mientras poco a poco anochecía, hasta que el furor se calmó y el pastel se terminó.

Entonces te levantaste.

- Bueno, estuvo bueno. Voy a salir. Tengo que ir al hospital. Ya regreso al rato.

- ¿Voy contigo?, pregunté.

- No, mejor otro día. Te vas a aburrir ahí. Mejor duermanse temprano.

Ni siquiera recuerdo el número de velitas en el pastel, lo más seguro es que era el típico signo de interrogación.

Pero hace cuánto de eso. Después todo fue cambiando, la ausencia se fue prolongando por toda la noche, toda la tarde y noche, todo el día, tarde y noche, hasta que se convirtió en un día más en que no sé si te veré por la mañana, por la tarde, por la noche o quizás hasta el día siguiente, cuando la felicitación y el regalo se entregan nomás porque sí. Se ha vuelto tan habitual que lo extraño sería poner 'las mañanitas' para despertarte, traer un pastel y volver a gritar '¡mordida!'.

Parece tan irreal que más de una vez he creído que ese recuerdo fue un sueño.

Hoy, poco ha cambiado. Hoy parece aún más lejano, más soñado, más frío, cada vez menos real. De todas formas, sabes que no lo olvido, sé que esperas algo que acompañe al regalo y que vaya envuelto en bromas, sarcasmos y comentarios irónicos.

Feliz cumpleaños papá... ......................donde sea que estés.





----------------
Listening to: Alejandro Fernández - Las Mañanitas
via FoxyTunes

De noche

La noche se hizo larga.
Escuchar música mientras duermo esta vez no funcionó, por eso estoy ahora sentada sobre mi cama, escribiendo a oscuras.
En mi mente no cesan las ideas, hechos, recuerdos, suposiciones, los 'por qué' y cuando intento cerrar los ojos, las imágenes se intensifican.
Discusiones tontas por cosas tan efímeras como el dinero; asuntos de salud desatendida, batallas campales entre unos y otros...
Muchos sucesos me han saturado al punto de querer salir corriendo justo a esta hora en que la ciudad duerme y por estos alrededores sólo se escucha el extraño canto de un ave que desconozco.

...Algunas gotas ruedan...

Vuelvo a mis audífonos, mientras el aire acondicionado mantiene fresca la habitación y la música empieza a hacer efecto; poco a poco llega el sueño y con él, el amanecer.

A contratiempo

Esto me golpeó más de lo que podría haber imaginado.

Mi madre dice que con el tratamiento se puede ganar y me pide que tenga fe, aunque la verdad no sé si tengo la suficiente para pedirlo con tanta devoción como lo hace ella. Pero lo sigo intentando.
Hoy mi padre me confirmó el diagnóstico -y no es que dudara de las palabras del Dr. Aguirre-, pero al verlo yo misma mientras escucho la explicación de mi papá no me queda más duda de que está ahí, y lo único que puedo hacer es ponerlo en "stand by".

- No es canceroso - fue una de las tantas explicaciones que me dio el Dr. Holguín, -pero ten en cuenta que ya se te pasó la edad promedio...

Y por primera vez me siento en una competencia a contratiempo, yo, que nunca me sentí presionada por eso; sólo que ahora que sé que tengo un rival, esto ha cambiado para convertirse en un combate cuerpo adentro y no se acaba hasta el knock-out.

Ma-Má

Hay situaciones en la vida que te despiertan recuerdos buenos o malos;
lo feo del asunto es cuando son sueños reprimidos los que salen del subconsciente,
porque de repente ves una posibilidad de que se haga realidad,
y
-a veces-
hay sueños que sería mejor que no se realizaran...


...
Alguna vez, en algún momento de mi vida, soñé que era estéril...



____________________________
pd. la historia de la apendicitis... cambió

Ouch!



SUSPENDIDO


POR


APENDICITIS








VOLVERÉ PRONTO...


CON LA HISTORIA COMPLETA

Aprendizaje

"A mi edad yo ya estoy para olvidar, no para aprender"...

...Apuntó con ironía mi padre cuando una vez más perdí la paciencia tratando de enseñarle a usar la laptop que compró hace tiempo, y que ha sido más aprovechada por mis hermanos y yo; pero finalmente decidió perderle el miedo y manejar la compu a su gusto, y no que la compu lo maneje a él.

Y es comprensible su actitud; lo veo ahora descubriendo un mundo totalmente nuevo y recuerdo cuando él mismo nos compró nuestra primera computadora -pantalla en negro, MS-DOS, lenta como una babosa y esos 'pequeños' disquetes del tamaño de una caja de cd-, y éramos nosotros los que parecíamos ratones asustados, siempre con la precaución, temor más bien, de no tocar algo indebido, esperando que nuestro sensei de la tecnología nos explicara el paso a paso desde el indispensable 'encender el regulador' hasta usarla primordialmente para los juegos de arcade (mal de familia). Por cierto, no tengo idea qué pasó con el mentado sensei, tal vez la tecnología se lo tragó en algún momento.

Confieso que perdí el interes por un largo tiempo hasta que se volvió casi obligatorio entregar los trabajos de la escuela 'a computadora', tuve así que abandonar mi monstruosa y ruidosa máquina de escribir, que aún a veces usa mi padre cuando no hay nadie disponible para redactar, y sobre todo, imprimir sus documentos.
Así que regresé a la compu, ahora ya con monitor a color, windows e internet; teniendo siempre la ayuda-recomendación-vigilancia-advertencia-amenaza de mi hermano que lo único que lograba era hacerme sentir pánico.

Pero sí... aprendí y sinceramente no fue gracias a él, pero tampoco lo hice sola... y después de unas tres o cuatro veces de gritar en silencio -¡ya jodí esta madre!- y correr al teléfono para una clase intensiva en reparación de pc's, le perdí el miedo.

Ahora me toca respirar muy profundo, estirar mis piernas y mi cuerpo entero y recuperar la paciencia perdida para seguir la clase y explicarle a mi alumno que cada vez que aparece una mano señalando con el dedo índice alguna frase o palabra significa que es un link o enlace a otra página con inform... bueno ustedes saben qué es un link...

Aaah... si lo vieran...
se desquiciarían,
se divertirían
y se enternecerían
como yo...

..................... es un buen tipo mi viejo...

Despedida

(de días atrás)



Sé que pude quedarme más tiempo
Pero algo me dijo que era tarde
Y que aunque usara yo mi empeño
Al final ya era inevitable


Debo soltar todo lo que nos unió,
no quiero hacerte más daño,
nunca fue mi intención herirte.
Recuerdo cuando solía defenderte
no sé por qué pero siempre lo hacía;
y cuando quise evitar el sufrimiento,
ocasioné precisamente eso.
****************

Y duele porque fuiste todo lo que desee un día
Pero si no hay amor sé que el deseo ya no bastaría
Sufriendo por todo el recuerdo
Viviendo de remordimiento


No es que nunca te haya amado, al contrario,
te amé como jamás antes lo había hecho;
lo nuestro surgió sin que lo hubiéramos imaginado,
creció como crecimos tú y yo,
y nos regaló momentos que guardaré
para siempre en mi recuerdo.
****************

Me duele que te dejo con la pena y el dolor
Soñando que estés bien y que des de tu vida lo mejor
Como conmigo...


Me quedo con lo mejor,
me llevo lo más hermoso;
aunque al final no queda nada.
Tomar esa decisión no fue fácil
y decirlo tampoco.
****************

----------------
Listening to: Kany García - Hoy ya me voy
via FoxyTunes

Noche sin luciérnagas

Sin comentarios... Basta con escucharla
----------




-------------
Concierto en Villahermosa el 23 de julio de 2009

Y vio la luz...

Aunque muchas veces lo planeé, resultó como suele suceder:

¡INESPERADO!

Cuando me di cuenta, ya estaba formándose, no fue posible detener su gestación... era demasiado tarde para arrepentirse.
He de confesar que antes de él, me deshice de otros dos y en cuanto lo descubrí pensé hacer lo mismo, pero finalmente decidí conservarlo.
Nadie sabe nada aún, tal vez poco a poco iré dandóles la noticia, para que lo conozcan y lo disfruten igual que yo; mientras tanto, aquí está conmigo, creciendo, desarrollándose y dándome muchas alegrías, satisfacciones y también una que otra sorpresa.