Más allá

Llevo un buen rato pensando, recapitulando, tratando de imaginar y visualizarme en ese tiempo que anhelo alcanzar, pero no logro verme.

Después de esa conversación y después de haber escuchado su visión, pienso sobre el tema y me doy cuenta que no me veo tan lejos; me sorprende que mi visión no llegue a la tercera edad.

Hay quienes dicen que pensar en el futuro es perder el tiempo, otros creerán que es necesario para tener una idea de algo. No sé cual es la mejor opción pero sí sé que es inevitable; y así me resulta, inevitable, preguntarme por qué no veo a una mujer de cabello gris, porque no veo las arrugas, el andar lento, la risa contagiosa.

Por qué esa visión no sobrepasa la quinta década de la vida aproximadamente, por qué veo a una mujer mayor, adulta, pero no vieja -en el mejor de los conceptos-, por qué puedo imaginar a los hijos -dentro del vientre hasta jóvenes adultos- pero no a los nietos.

¿Por qué simplemente no visualizo a una yo anciana?