A contratiempo

Esto me golpeó más de lo que podría haber imaginado.

Mi madre dice que con el tratamiento se puede ganar y me pide que tenga fe, aunque la verdad no sé si tengo la suficiente para pedirlo con tanta devoción como lo hace ella. Pero lo sigo intentando.
Hoy mi padre me confirmó el diagnóstico -y no es que dudara de las palabras del Dr. Aguirre-, pero al verlo yo misma mientras escucho la explicación de mi papá no me queda más duda de que está ahí, y lo único que puedo hacer es ponerlo en "stand by".

- No es canceroso - fue una de las tantas explicaciones que me dio el Dr. Holguín, -pero ten en cuenta que ya se te pasó la edad promedio...

Y por primera vez me siento en una competencia a contratiempo, yo, que nunca me sentí presionada por eso; sólo que ahora que sé que tengo un rival, esto ha cambiado para convertirse en un combate cuerpo adentro y no se acaba hasta el knock-out.