Buscando respuestas

¿Será que en todos los casos se pasa por las mismas etapas?
Cuando se está a punto de dar un paso que cambiará nuestras vidas, ocurre un 'algo' que sacude nuestro mundo y nos derrumba la realidad. No es la primera vez que lo veo.
De repente caemos en laberintos mentales de los que podríamos haber salido tan fácilmente de no haber sido por querer evitar algo peor.
Quizás se requiere alcanzar un nivel máximo, casi un punto de quiebre, para soltar las tensiones y poder continuar.
O también creo que tiene mucho que ver nuestra mala costumbre de aguantar y aguantar sin decir nada, enterrando las dudas, tragando los corajes y seguir llenando el tanque de basura y bilis hasta que nos saturamos al punto de parecer una olla de presión, y al más mínimo roce explotar, salpicando todo alrededor.

¿En qué área de la conciencia se queda encerrada la razón cuando el corazón impone sus deseos? 
Esa eterna batalla que nos eleva y nos entierra en cuestion de segundos, es el eterno dilema entre hacer las cosas bien o hacer lo que queremos, entendiendo por lo primero lo que la sociedad marca como lo correcto; y en el segundo caso, como lo que deseamos aunque a nadie le haga bien. ¿A quién obedecer, al frío y siempre cuerdo cerebro, o al loco e impulsivo corazón?

Si la vida es tan sencilla ¿por qué nos la complicamos tanto?
Sabes que estás jugando con fuego, te estás metiendo en camisa de once varas, le estas buscando tres pies al gato; sabes que eso no te agrada, no estás conforme, te sientes lleno de dudas; sabes que tú camino no está ahí, no eres feliz, pero aún así, con alma de mártir decides sacrificarte un poquito, simplemente porque es lo correcto... Contéstame: ¿Para quién?

Mientras observo, analizo y me confundo más sobre mis propias convicciones. No soy una experta, no lo sé todo sobre la vida. Sigo aprendiendo y sobre mis propios pasos trato de no equivocar mi camino.

En realidad yo ya no sé qué esperar, aunque no es mala idea lo de no esperar nada.


****
Magu, espero que salgas del laberinto antes de que sea demasiado tarde.