Pleamar nocturna

No te burles. Pretender que no se dará cuenta y tratarla como una tonta o ingenua no quiere decir que lo sea. Ella es capaz de ver lo que sucede. Sabe decidir qué cosas quiere creer, cuáles son importantes y hasta que punto está dispuesta a llegar.

Para ti pudiera resultar ridículo molestarse por una tontería, una bromita, una mentirita inocente; pero para ella no lo es. A ella lo que le duele es que le mientas y la engañes. Que intentes hacerle creer algo y que supongas que se tragará el cuento. Ella sabe observar, notar los cambios, recordar detalles y hacer comparaciones para darse cuenta que le tomaste el pelo.

Eso precisamente es lo que le molesta, creer en tus palabras sin dudar para solamente toparse con una farsa, saberse burlada, verse y sentirse ridiculizada.

Dices que sólo era un juego. No pensaste que terminaría así. Ninguno de los dos quiso que terminara de esa manera. Era sólo un juego coqueto. Tú sabes que ella no se niega a ese jugueteo. Y no lo hace porque tiene la confianza de que esa complicidad no será pisoteada. No se siente avergonzada porque supone que es un acuerdo implícito entre ambos, que existe seguridad, que están cómodos con lo que están haciendo. PORQUE CREE Y CONFÍA EN TI.

Ahora ponte un minuto en su lugar. Imagina qué sentirías tú en una situación similar. Si de repente, en el  momento más íntimo del juego te das cuenta que fuiste engañado. Verás como tus ojos se abrirán del tamaño de la luna y tu boca se cerrará como tumba, apretando fuerte la mandibula hasta que duelan los dientes.

¿Puedes sentir el latir acelerado del corazón, la sangre caliente recorriendo todo cuerpo? ¿Sientes la vergüenza subiendo por las orejas como un montón de hormigas y el coraje anidado en el cuello, que termina sentado sobre los hombros con peso de plomo? ¿Sientes en la boca el sabor agrio de la burla, que deja el aliento como si acabaras de morder una cebolla? ¿Sientes la tristeza que inunda el pecho? ¿La decepción que cae en el estómago como un concentrado jugo de limón?

¿Lo sientes?

Ella también. Y fue real.

................................Pero sabe perdonar. Porque te quiere.