Hay tránsito en la mente, 
congestión en el pecho
ideas que circulan sin freno 
y pensamientos que se aceleran
cuando el aroma embriagante 
escapa de los poros,
se mezcla con el aire 
y se adentra por los sentidos.


Inhalo profundo 
y me lleno de una nueva historia.